Imagen Fondo

M.C. Escher. Relativity. July 1953, Litograph.

Curso: Notas para una introducción del amor en Lacan

(…) aun siendo cierto que las mutaciones del corazón se preparan y se operan en el inconsciente, datan en función de su epifanía en la expresión escrita, plástica o pictórica; del mismo modo que la fecha de un amor es la de la primera declaración (Denis de Rougemont, 1956). En el Prefacio a la edición de 1956 de El amor y Occidente.

Imagen Fondo

Pintura (óleo): Tristán e Isolda de J. J. Tales. Breve descripción de la obra: inspirado en un boceto de Salvador Dalí que realizó para el ballet “Tristán loco”, que utiliza la música de Wagner pero el método paranoico crítico de Dalí. Tristán va a buscarla a la Isla De Las Ánimas Muertas. Isolda se transforma en una mantis religiosa que termina devorando a su amado Tristán.

Este Seminario de Verano es preludio al Curso Anual año 2014: Aun, un análisis sobre el seminario 20 de Jacques Lacan.

Primera clase: el amor es cortés – La Europa medieval.
Segunda clase: el amor es pasión – Tristán e Isolda.
Tercera clase: el amor es divino – Dante y Beatriz.
Cuarta clase: el amor no es eso – Alcibíades y Sócrates.

Dictado por: Javier Bolaños.
Comienza: Jueves 6 de febrero de 2014.
Duración: Mensual (4 clases).
Frecuencia: Semanal.
Lugar: Sede de la Fundación Salto.
Hora: 20hs.

 

Reseña del 3 de abril de 2014. Por Julieta Lucero

En la primera clase del curso, el docente abordó parte de la primera clase del vigésimo seminario de Jacques Lacan.

Comenzó por establecer interrogantes que permitieron contextualizar las consecuencias epistémicas y clínicas del tratamiento que Lacan hace, en este seminario, del goce, el significante, el amor y el sexo.

Destacó, al principio, la característica de negatividad del goce, en tanto éste “no sirve para nada”. Esa “inutilidad” desorienta al hablante-ser. En esta línea planteó la dificultad de que, a través del goce, uno alcance el cuerpo.

En el plano sexual, la pregunta giró en torno a cómo es posible establecer una contabilidad de lo que acontece de un lado y del otro del plano (cómo se cuenta lo que se aparea). Allí el docente se refirió a Jean-Luc Nancy al señalar que, paradójicamente, el goce es “siempre el uno en el otro sin que uno cubra al otro” (Jean-Luc Nancy, 2001).

Al finalizar, se refirió a Lacan cuando afirma que “no hay relación sexual”, y retomó a Nancy para realizar un interesante planteo: el sexo mismo se difiere. A partir de ello, abrió el espacio que se dirige a “el hay de la relación sexual” (nombre literal del libro de Nancy que el docente citó). Pero entonces, dicho así, nos preguntamos: el sexo mismo, ¿es relación?