Saltos

Revista N° 2

¿Psicoanálisis en Córdoba?

EDITORIAL. Fundación Salto.

CONCLUSIONES
Reseñas
Preámbulo del estatuto de Fundación Salto. Fundación Salto.
Artículos
Un principio, un lugar. Javier Bolaños.
Avenidas y aduanas de la ciudad analítica. Jorge Baños Orellana.
Entrevistas
De un psicoanálisis “interdisciplinario”. Conversación con Diego J. Rapela. Fundación Salto.
En los límites de la ciudad.Conversación con Rubén Goldberg. Fundación Salto.
La textualidad y el contacto. Entrevista a Vicente Luy. Guillermo Romani.

HISTORIA
Reseñas
La mala vida en Córdoba. Roberto A. Ferrero.
Artículos
Universidad y elite médica de Córdoba durante el peronismo: la medicina social y la socialización de la medicina (1947-1952). María Laura Rodríguez.
La historia – lo mental. Julieta Lucero.
Entrevistas
Psiquiatría, Psicoanálisis, Córdoba. Entrevista a Fernando Bringas. Fundación Salto.
Ateneo Psicoanalítico de Córdoba: de la implantación al pasaje. Entrevista a Ana Waisman. Fundación Salto.
De tensiones, rupturas y continuidades. Entrevista aAlicia Larramendy. Fundación Salto.

CIENCIA
Reseñas
El lado oscuro de la razón. Conclusión: de la nebulosa social a la actual sociedad civil. Juan Samaja.
Consideraciones acerca del funcionamiento de la mente (fragmentos). Marvin Minsky.
Artículos
De lo necesario de la precisión en psicoanálisis. Javier Bolaños.
Una puntuación sobre la biología en Freud. Natalia Losano.
Para un conocimiento nuevo sobre la vida. Hernán Brizio.
Entrevistas
El estado de la psicología científica en Córdoba. Entrevista a Edgardo Pérez. Fundación Salto.

REFERENCIAS
Clericalismo y Liberalismo: dos caras de la medalla cordobesa. Alfredo Terzaga.

SALTOS. Vocabulario.

GUÍA PARA AUTORES

EDITORIAL

Para poner a punto el sintagma“Psicoanálisis en Córdoba”, necesitamos, antes que nada, describir de qué se trata ese “en”, porque al presentarse como el elemento invariable de la oración (de ahí su importancia)tiene la función esencial de unir y denotar la relación que tienen ambos sustantivos entre sí.Dicha relación,si bien demarcará el lugar donde se presenta el psicoanálisis, su ubicación, incluso el lugar de su acción, también buscará señalar el tiempo en que ello ocurre,el tiempo que durará su acción allí. Asimismo mostrará su estado, su manera de hacer y, fundamentalmente,enseñará la forma,los medios,la dirección y la disposición de los elementos en juego.

Tengamos algo en claro, acá se tratará de nombres, no de lugares. Un territorio no necesariamente está de antemano. Y es por eso que no habrá psicoanálisis cordobés. Para nombrarlo así, habría que desconocer que solo habrá trazos y superficies (en ese orden), pero advirtamos que, paradójicamente,no podrá dejar de tenerse en cuenta que no habrá uno sino en el otro.Entonces, ¿cuál estará primero?

Comenzaremos por el preámbulo del estatuto de Salto, para sentar posición respecto de la acción que procuramos realizar como fundación: establecer una tensión, probablemente no necesaria, como modo de forzar el movimiento y la delimitación franca de un quehacer.En la confusión, es necesario destacarlo, todo parece posible.

En el otro extremo de la revista, tomaremos a nuestras referencias. Allí, un reconocido historiador local argumentará detalladamente la idea, como rasgo distintivo, de una “bifacidad” cordobesa(el clericalismo y el liberalismo) que nos permitirá examinar cómo, a su entender, dos mitades nunca hacen par sino que, por el contrario, no permiten continuar un camino recorrido.

Entendemos que hacer psicoanálisis es, justamente, poner en valor eso,el desajuste estructural entre lo que hay y lo que se encuentra, con el propósito de destacar que, para que un lazo sea posible, solo la creación de un artificio permitirá la salida.Sobre detalles de este proceder, trata de ocuparse el texto sobre lo necesario de la precisión en psicoanálisis.

Para continuar con la construcción de cierta superficie, un prestigioso historiador, discípulo del mencionado anteriormente, tomará partido y hablará de una“mala vida” en Córdoba, de una marginalia allí, que se contrapone a la vida de quienes pretenden, desde el centro de la ciudad, descansar en el prestigio del buen nombre. Una tensión que, parece, se plantea entre aquellos a los se les dificulta nombrarse y a quienes se les dificulta alcanzar cierto goce. Tal vez, este, sea el modo de plantear algunas características de un síntoma de Córdoba. Pero, en estos términos, debemos preguntarnos: ¿cuál es centro y cuál es el margen? La respuesta, no creemos que será tan fácil de dar.

En este segundo número de la Revista Saltos, realizamos varias entrevistas: pretendemos darle lugar a la enunciación.
La entrada, e institucionalización, del psicoanálisis de orientación lacaniana en Córdoba, será relatada por una psicoanalista miembro de la Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL), y por una psicoanalista miembro de la École Lacanienne de Psychanalyse(ELP).Allí, se describirán tensiones, rupturas, continuidades, pasajes, en fin, movimientos que permitieron la implantación del psicoanálisis en la ciudad.

Respecto a esta temática, un miembro de Fundación Salto relatará, a través de un artículo,vicisitudessurgidas en el nacimiento de la EOL-Sección Córdoba, como una invitación a renunciar a la ilusión de una fundación sin tropiezo.En ese punto, un psiquiatra que formó parte del conjunto que, luego, conformó la institución de psicoanálisis mencionada, delinea rasgos del eventual nudo Psiquiatría-Psicoanálisis-Córdoba.

En esta línea, un respetado psicoanalista razonará sobre lo dificultoso que resultaseñalarel sitio, o los sitios, donde “bulle”, hoy,el porvenir del psicoanálisis. Transitará, en pos de ello, por“avenidas” de rápido acceso al mismo, pero se encontrará, como una consecuencia ineludible,conlas “aduanas”institucionales a partir de las cuales, éste, se inscribe en laciudad. A pesar de no referirse a la provincia de Córdoba en su escrito, la problemática que plantea nos atañe directamente.

Desde otro lugar, un miembro fundador, y primer presidente,de la Asociación Psicoanalítica de Córdoba (componente de la Asociación Internacional de Psicoanálisis -IPA), también ex Director General de Salud Mental de la Provincia de Córdoba, abogará, a través de una entrevista, por un psicoanálisis “interdisciplinario” como modo de alertar que ya, a su entender, no hay ámbito de salud que pueda prescindir del trabajo con lo mental.Es interesante este punto, pero será imprescindible,para ello,esclarecer si la diferencia en las tareas realizadas se debe a la presencia de diferentes disciplinaso al procedimiento de diferentes discursos. Pues el uso diferenciado del lenguaje no deja de tener consecuencias.No se mostrará otra cosa en el artículo sobre “Universidad y elite médica de Córdoba”, una pregunta, tal vez, resultará de allí: ¿qué se buscaba?

En camino de esta diferenciación, también elegimos a un “librero” emblemático de la ciudad y a un polémico poeta cordobés.El primero, inferirá quecomo una ciudad debe ser leída, él elige, como modo de vida, dedicarse a editar; el segundo,por concluirque solo se sacan consecuencias de lo literal, clama ser editado.Si discernimos que establecer límites, de ningún modo implica limitar, ambos realizan operaciones necesarias.

Entrevistamos, además, al Director de la Carrera de Doctorado en Psicología, de la Universidad Nacional de Córdoba, para consultarle de qué se trata la operación científica. En ello fue claro, es el procedimiento que se realiza enla cienciapara alcanzar la verdad. No establece, al parecer, ninguna discontinuidad entre operación científica y ciencia. Al respecto, también recurrimos a lo publicado por un prestigioso Doctor en Ciencia, pero que no es cordobés. Su resolución fue categórica: hay una contradicción interna de la Ciencia,hay,también, una contradicción interna de la razón,y,en el fondo de esta última,hay un resto incognoscible. Sin embargo, propone una salida: incluir,en el centro de la cuestión epistemológica, el lado oscuro de la razón. Esto definitivamente nos concierne, pero solo si estamos advertidos de que proceder epistemológicamente no implicará, necesariamente, hacer epistemología.

Ahí llegamos a un punto clave, el fondo mismo de la razón es su propia contradicción interna. Pero dicha contradicción, ¿es hallada o es realizada?Por medio de esa respuesta, tal vez se concluya que el lado oscuro es consecuencia necesaria, es el costo ineludible de tomar una posición al respecto, cada vez. Por ello, es interesante la enseñanza que podemos obtener de la tarea sorprendente que se efectúa en Inteligencia Artificial–IA- (razón por la cual convocamos nuevamente a su principal representante en el mundo),sobre el cómo evitar dar vueltas sin sentido usando técnicas que aseguran el progreso, logrando así que internet (la red) emule el trabajo del inconsciente –de lo mental- (por eso su poder de determinación): aislar, separar, subrayar, seleccionar, guardar, llevarnos, una y otra vez, hacia los lugares de nuestras primeras y sucesivas elecciones, enseñarnos lo parecido, saber de nuestros gustos y agregarnos algo más, sabiendo cómo hacerlo.

Dejemos algo en claro, esas vueltas, que en IA llaman sin sentido,son,en concreto, el inevitable resultado de la pretensión, de cada uno, de intentar resolver los problemas que presenta una vida a través del funcionamiento mencionado. Ese es el fondo mismo de lo mental en concreto.Por eso, si aprendemos de la mente (IA), lo plausible de mensura (y objetividad),aprenderemos de lo mental, lo que a esa medida escapa pero, sin embargo, afecta.
Estar al tanto de esto,nos permitirá también, a través de un artículo, aproximarnos a la naturaleza misma de la historia: su anudamiento a lo mental. No olvidemos, y en esto seguimos a Lacan, que lo mental es lo contable.

Como un intento de precisar algunas confusiones respecto al para qué de ciertas búsquedas en psicoanálisis, se presenta un artículo sobre el lugar de la biología en Freud. En continuidad con dicha pretensión, en el siguiente artículo,se busca alcanzar un conocimiento nuevo sobre la vida.No es otra cosa lo que se plasma en el dibujo de tapa de la revista, a la labor de la luz que resulta de la selva se le entromete la luz de Dios. En ese instante, una tempestad acontece.Dos maneras de psicoanalizar parecen desprenderse de allí,permitir las vueltas hasta el agotamiento o, en ese camino, estar prestos a forzar, a realizar un salto.

Invitamos al lector, a continuar con lo que de estas páginas quedan, para, tal como finalizamos en el preámbulo de nuestro estatuto,seguir precisando el lugar y concluir si hubo, o no, psicoanálisis aquí.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Conseguila en estas librerías:

Librería 1918
Av. Haya de la Torre s/numero. C. Universitaria
Córdoba, Argentina

Rubén Libros
Dean Funes 163 Local 1 Pasaje Santa Catalina
Córdoba, Argentina

El Espejo Libros
Dean Funes 163 Loc.4 Pasaje Santa Catalina
Córdoba, Argentina

Librería Quade
Bolivia 257
Córdoba, Argentina

Los Libros del Fenicio
Buenos Aires 101
Villa Mercedes, San Luis, Argentina

Librería Tienda de la Ciudad
Independencia 30
Córdoba, Argentina

Café del Alba
9 de Julio 482
Córdoba, Argentina

Amerindia Libros
Caseros 253
Córdoba, Argentina

Libro’s
Córdoba 51 Local 1
San Francisco, Córdoba, Argentina

y en estas bibliotecas:

Biblioteca Tropical
Barranquilla, Colombia
Desde Septiembre de 2015

Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Psicología. Universidad Nacional de Córdoba
Córdoba, Argentina
Desde Octubre de 2015

Biblioteca Córdoba
Córdoba, Argentina
Desde Octubre de 2015

Biblioteca de APPOA (Associação Psicanalítica de Porto Alegre)
Porto Alegre, Brasil
Desde Noviembre de 2015

Biblioteca Julio Cortázar de La Maison de l’Argentine
París, Francia
Desde Enero de 2016

Mediateca de la Alianza Francesa de Córdoba
Córdoba, Argentina
Desde Abril de 2016

Biblioteca José María Aricó
Córdoba, Argentina
Desde Julio de 2016

Biblioteca Mayor. Universidad Nacional de Córdoba
Córdoba, Argentina
Desde Agosto de 2016

Ver todas las revistas