Respuesta de Fundación Salto a la “Semana de la Toma de Consciencia del Cerebro”

tapa_revistaLa pasada semana, del 16 al 22 de marzo, se celebró en EE.UU., como todos los años, la Semana de la “Toma de Consciencia del Cerebro”. Entre múltiples actividades (entre conferencias y visitas a escuelas para tratar el tema), el director del Instituto Nacional de Salud Mental, Thomas Insel, publicó en su blog personal del Instituto, su opinión sobre los avances en las investigaciones sobre el cerebro (“Iniciativa Brain”).
Compartimos nuestra traducción de su posteo:
“Luego de lo que parece ser un invierno infinito sobre la Costa Este, hemos alcanzado lo que Emily Dickinson denominó famosamente “el mes de la expectativa”. Y, por supuesto, marzo es también el momento en el que cada año celebramos el Mes de la toma de Conciencia del Cerebro, la celebración anual de neurociencias con visitas escolares, y tours de laboratorio para hablar sobre el cerebro. Una lista de eventos de toma de conciencia del cerebro puede ser encontrada en 
http://www.dana.org/brainweek/, donde también encontrará que desde el 16 al 22 de marzo es la semana de eventos públicos relacionados en todo el mundo. 
¿Quién hubiera imaginado hace una década que la ciencia del cerebro se tornaría tan popular? No solo el presidente Obama ha proclamado la Iniciativa Brain como el “próximo gran proyecto americano”, también hay proyectos relacionados en la Unión Europea, Israel, Canada, Australia, y Japón. Esperamos que sea anunciado pronto un proyecto Brain (Cerebro) en China. El sector privado tambien se ha unido, desde grandes compañías como GE hasta nuevas compañías como Inscopix. Google ha cambiado de un grupo de mapeaba calles y tráfico a mapear las  intrincadas conexiones neuronales. Apple anunció un kit de estudio para la enfermedad de Parkinson. Y Facebook está contratando neurocientíficos  para desarrollar interfaces cerebro-computacionales. 
Toda esta emoción no significa que la Semana de la Toma de Conciencia del Cerebro es superflua. Este año, es un buen momento para notar algunos de los avances recientes. En unos pocos meses, el Proyecto Humano Conectoma (nota del traductor: un conectoma es un mapa de las conexiones entre las neuronas del cerebro) va a completar su estudio multimodal de 1.200 adultos saludables, incluyendo 300 pares de mellizos. Ya, los datos sobre 500 sujetos se han hecho públicos, creando un tesoro sin precedentes encontrado para estudiantes que quieren explorar variaciones individuales en las vías (caminos, sendas) cerebrales. Como el Proyecto del Genoma Humano que creó un mapa fundamental de nuestras secuencias genéticas, el Proyecto Humano Conectoma va a proveer un atlas referencial de conexiones cerebrales de nivel-macro que puede ser utilizado para estudios de desarrollo, enfermedades  y diferencias entre especies. Proyectos de conectomas de desarrollo y de conectomas de enfermedades vendrán pronto. 
¿Qué novedades hay de la Iniciativa Brain? Los primeros 58 proyectos fundados por el NIH (Instituto Nacional de Salud) se han lanzado recientemente. Un proyecto utilizará nano-cánulas inalámbricas como sensores para formar una gran red de los vasos sanguíneos cerebrales, desarrollando un mapa GPS de tráfico a través de las complejas redes del cerebro activo. Otro utilizará ultrasonido focalizado para activar las estructuras profundas del cerebro de manera no invasiva. Los proyectos para herramientas de imagen incluyen intentos para aumentar la resolución espacial cien veces y un método para capturar la actividad regional en sujetos activos, ambulatorios. No sabemos si alguno de estos proyectos de alto riesgo tendrá éxito, pero la Iniciativa Brain, como el Programa Apollo -otro gran proyecto americano- es una oportunidad para forzar los límites sobre cómo estudiamos esta frontera, en este caso el espacio interior en vez del espacio exterior. 
Avanzando, la Iniciativa Brain del NIH desarrollará nuevas herramientas para el registro y la estimulación invasiva de la actividad cerebral de pacientes con desordenes neuronales. Expandiremos nuestros esfuerzos actuales para definir los distintos tipos de células y circuitos cerebrales, así como también para desarrollar nuevas herramientas para el registro a gran escala y decodificación de la actividad de circuitos cerebrales. BRAIN desarrollará una nueva arma para entrenar científicos en el uso de nuevas tecnologías. Y BRAIN va a acercarse a pequeñas compañías para que se sumen al proyecto. 
La Semana de la Toma de Conciencia del Cerebro es especialmente importante para el NIMH. En nombre de diez institutos del NIH, estamos co-dirigiendo la Iniciativa BRAIN junto con el Instituto Nacional de Desórdenes Neuronales e Infartos. Pensamos que el lenguaje que puede decodificar el lenguaje del cerebro a la velocidad del pensamiento puede ayudarnos también a diagnosticar y a la larga tratar los desórdenes mentales. Si los desórdenes mentales pueden ser definidos como desórdenes de circuitos, lo que algunos han llamado “conectopatías”, uno de los frutos de la Iniciativa BRAIN, serán las herramientas para definir los desórdenes mentales con mayor precisión. Ademas de cosechar los biomarcadores de la actividad de los circuitos cerebrales, la Iniciativa BRAIN puede proveer a la larga herramientas no invasivas para afinar circuitos, creando nuevos tratamientos. Es cierto, esto puede requerir una década de progreso no sólo un “mes de expectativa”. La Semana de la Toma de Conciencia del Cerebro es un momento excelente para celebrar esta búsqueda emocionante”.
Desde Fundación Salto, estamos sosteniendo la separación, y diferenciación, entre la mente y lo mental.
Parte de nuestra respuesta a Thomas Insel, expresa lo siguiente:
“Se afirma que la mente es determinada por el cerebro, pero lo mental, en cambio, necesita, además, del orden simbólico. Se estructura incluso a partir de la incidencia de este último. Esa es la razón de que la dificultad que encontramos en nuestra práctica refiera, principalmente, al hecho de no se sabe exactamente qué hacer, cada vez, con lo Otro (tampoco con los otros, por supuesto). No se sabe qué hacer con eso que sucede y no hay manera de prevenir.
Entonces, es posible que pueda considerarse definitivamente una salud de la mente, pero ¿salud de lo mental?” (Extracto de La mente y lo mental, por Javier Bolaños. En Revista Saltos 1: Salud-Mental).

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

« “Efectos de formación matemáticos” – Conferencia de Juan Carlos IndartThe mind and the mental »