El bibliotecario está leyendo a Jean-Luc Nancy

“(…) de esta manera, cada libro niega que el libro santo sea único, y cada uno, por el contrario, se afirma como un ejercicio de santidad, si la santidad consiste en abandonarse a la suerte insensata del sentido” (Nancy, 2016, 38).

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

« La ciudad como textoA fala no lugar do silêncio: Clínicas do Testemunho »